Los hombres necesitamos (desesperadamente) que nos deseen (2023)

Los hombres necesitamos (desesperadamente) que nos deseen (2023)

?Que parezco En caso de que “llevo los pantalones” en mi comunicacion? ?En que orientacion me deja nunca controlar que mi mujer no ligue con otros? La ‘media naranja’ nos llena, No obstante a la vez nos vulnera. asi­ como es que Existen pocas respuestas acerca de el apego asi­ como ninguna maneras correcta sobre aor. Actualmente, en esta seccion quincenal a dos voces, prestamos consideracion al como amamos. Aquellos son dialogos sobre encuentros, el eterno femenino resistente y las masculinidades errantes. A cargo de Analia Iglesias asi­ como Lionel S. Delgado, que abordan el apego o su imposibilidad en tiempos sobre turbocapitalismo.

Al como amamos

?Existe el apego que no se demuestra? Da la impresion la pregunta estupida, pero esta duda define en genial medida mi forma sobre querer… Deriva sobre la forma insegura asi­ como dependiente sobre intentar que integre en mi infancia. Asi que pregunto: ?Existe el apego que nunca se demuestra?

Esto lo aprendi de mi madre: lo que no se demuestra no encontraras. Si bien esta idea nunca da la impresion tan descabellada, guarda en su vientre la argucia perversa: si el amor se dispone de que demostrar, las inseguridades acechan cuando esa demostracion nunca se recibe. Rapido, pasamos an una comprobacion ansiosa del amor: si no recibimos lo que leemos igual que apego, ?somos amados? Exactamente lo, al reves: en la ocasion que no demuestro mi amor, ?estare amando poquito? Eso me termina portando a la ansiedad de la expresion permanente.

asi­ como en al completo esto: ?como se integra mi pericia sobre hombre en ese sentimiento de el amor? Creo que Hay dos direcciones para meditar el apego: desde lo social a lo individual (como el amor esta culturalmente construido desde el amor romantico) o desde lo individual a lo social (como el apego esta psicologica, e hasta quimicamente, construido). En este escrito intentare enlazar ambas perspectivas.

Decia Analia en su ultimo escrito que pocas respuestas Existen sobre el amor, asi­ como demasiadas dudas

Llevo una periodo dandole demasiadas vueltas al afecto. La especulacion del apego (definida por John Bowlby en las cincuenta, ampliada por Mary Ainsworth en los sesenta asi­ como aplicada a adultos por Cindy Hazan, Phillip Shaver asi­ como Kim Bartholomew en los ochenta) viene an afirmar que, durante la infancia, el modo en que hemos integrado la comparecencia (o abandono) de las figuras de referencia emocional (maternas, paternas asi­ como hermanos) seran definitivos en las formas en las que luego vivimos la dependencia, el temor al abandono, la proteccion asi­ como el temor en la vida adulta. El chequeo y cautela sobre modelos necesidades tempranas nos marcan emocionalmente.

Esta mochila que genera la apariencia que poseemos sobre nosotros (la autoestima) asi­ como de las demas (la decision), la llevaremos a las relaciones cuando adultos (mirad las investigaciones sobre Javier Gomez-Zapiain, que son brutales). Las sobre pareja mayoritareamente, pero se aplica an al completo vinculo afectivo.

Posiblemente nunca huviese una definicion clara, ni unos componentes basicos que lo estructuran, ni una esencia, ni la correcta forma sobre aor, habra que atender a la practica del apego.

De comprender eso, podri­amos mirar a la macuto emocional que cargamos. Pero nunca deseo psicologizar el amor: Asimismo me gustaria darle peso a la postura que ocupamos amando. Es or, tambien sobre una pericia atravesada de traumas, anhelos, expectativas, proyecciones asi­ como afan, igualmente resulta una acto social. y en esa postura, el genero tiene un funcion trascendente.

Mi posicion social igual que varon interactua con las inseguridades o miedos, dandole la forma determinada siempre cГЎsate con una chica china a la expresion de ese modelo de apego. El genero va de posiciones de permitirse. Los varones ostentamos posiciones sociales que nos permiten efectuar muchisimas cosas carente retribuir valor alguno. Hasta en las inseguridades. Al inscribirnos en la puesto masculina, poseemos facilidades o dificultades para expresar determinados elementos emocionales.